Cirugía Endoscópica de columna

La Neuroendoscopia permite realizar cirugía mínimamente invasiva en tumores cerebrales.

El objetivo de la cirugía mínimamente invasiva es resolver patología con las mismas garantías de éxito que la cirugía tradicional, pero disminuyendo el daño causado por el acceso necesario al cuerpo. El concepto “mínimamente invasivo” puede conducir a errores de interpretación, ya que no se trata únicamente de disminuir el tamaño de las cicatrices, sino de disminuir el daño a los tejidos sin aumentar la comorbilidad, obteniendo buenos resultados.

 

En cuanto a la cirugía endoscópica de columna, ésta puede ser usada para tratar hernias de disco, estenosis de canal y síndrome facetario por una técnica mínimamente invasiva, utilizando incisiones pequeñas en la piel y evitando el cortar los tejidos circundantes sino mediante la dilatación de la musculatura. En contraste a los procedimientos microquirúrgicos abiertos, la musculatura paravertebral y otros tejidos permanecen casi intactos.