Hernia de disco

Discectomía lumbar endoscópica y estenosis del canal lumbar

La hernia de disco y la estenosis del canal lateral son la  causa más frecuente del dolor lumbar y de la pierna (ciática). La estenosis  global (estrechez) a nivel de un segmento vertebral puede producir síntomas en  ambas piernas y causar claudicación grave de la bipedestación y marcha.

Los síntomas de una hernia de disco pueden remitir, en  ocasiones rápidamente, con tratamiento conservador. Pero si en 4-6 semanas no  se inicia una respuesta favorable, lo mejor es la intervención quirúrgica ya  que suele solucionar de inmediato el problema y evita otras complicaciones propias de la prolongación innecesaria de la minusvalía que sufre el enfermo.

Dado que en la región lumbar se encuentran además del hueso  de la columna vertebral, pequeñas articulaciones, ligamentos, músculos,  tendones y discos intervertebrales, a veces es difícil identificar el origen  del dolor. En ocasiones la causa es  muy  pequeña y con la cirugía tradicional hay que realizar incisiones de piel  grandes y cortar estructuras  sanas para  poder llegar hasta  donde se encuentra la  lesión con una visión adecuada.  La cirugía endoscópica permite manejar este problema introduciendo una cámara de  vídeo que actúa como un ojo en el interior de la región lumbar del paciente,  posibilitando al cirujano corregir la alteración mediante instrumentos adecuados,  sin provocar daño extenso a los tejidos (ver la última figura en la parte inferior de esta página). 

La Discectomía endoscópica da la oportunidad al  paciente de andar inmediatamente después de la cirugía y es mi técnica preferida para tratar las hernias de disco de la columna vertebral.

Se ha avanzado mucho en las técnicas quirúrgicas y en la instrumentación de la endoscopia. La Discectomía endoscópica es la menos  invasiva de las cirugías de la hernia discal en la actualidad.

 La hernia discal se extirpa a través de una mínima incisión cutánea, por la que se introduce el canal de trabajo con su cámara de vídeo.

El canal de trabajo se está colocando y, a través de él, opera la cámara de vídeo y los instrumentos quirúrgicos. Consiste en un tubo que separa -no secciona- las fibras musculares, permitiendo que vuelvan a su posición habitual una vez que termina el procedimiento y el tubo es retirado. En esta fotografía, la doctora Rodríguez Barceló está introduciendo el tubo de trabajo en la espalda del paciente, a través de una incisión cutánea muy pequeña.

Radiografía lateral de control en la que se aprecia el canal de trabajo ya insertado y encarando el espacio vertebral que sufre la hernia discal.

En la fotografía el canal de trabajo y la cámara de vídeo con la fuente de luz, ya se encuentran colocados. La doctora Rodríguez Barceló se dispone a extirpar la hernia de disco.

 La hernia discal se extirpa a través de una mínima incisión cutánea, por la que se introduce el canal de trabajo con su cámara de vídeo.

Para ver este vídeo en Iexplorer es probable que tenga que autorizarlo cuando el propio navegador se lo pregunte nada más abrir la página.

Operación de hernia de disco realizada por la Dra. Rodriguez Barceló mediante la técnica endoscópica.
Los instrumentos solo tienen unos milímetros de ancho, por lo que el daño a los tejidos es mínimo.

Enferma operada por la Dra. Rodriguez Barceló con técnica endoscópica. Nótese (flecha) la pequeña cicatriz –casi imperceptible- que suele dejar este tipo de intervención quirúrgica: el daño a los tejidos es mínimo. Por eso la recuperación es inmediata.