Hipofisectomia transesfenoidal

La hipófisis es un apasionante campo en el que trabajamos, codo con codo, varios especialistas médicos: oftalmólogos, endocrinólogos y neurocirujanos.

Muchas lesiones de la hipófisis son de naturaleza tumoral y no hay más remedio que extirparlas mediante una operación quirúrgica.

Antiguamente se tenía que abrir una ventana en el hueso de la cabeza (craniotomía) para poder acceder a la lesión. Hoy día raramente un paciente necesita que se le realice una craniotomía para solucionar el problema. La mayoría de las lesiones de la hipófisis se extirpan mediante microcirugía, llegando a la glándula a través de la nariz: se atraviesa las fosas nasales de forma directa para acceder a la silla turca, que es donde se aloja esta glándula. Más aún, en la última década se está consolidando la utilización de la endoscopia transesfenoidal, una cirugía menos invasiva si cabe que la microcirugía, siendo la técnica quirúrgica que utilizo para solucionar los problemas de esta glándula.

Las fosas nasales son la vía de abordaje más directa hacia la glándula hipofisaria
Ilustración con la fuente de luz, cámara de vídeo y un instrumento quirúrgico introducidos por una fosa nasal.
La Doctora Rodríguez Barceló realizando una exploración nasal con endoscopio, antes de proceder al abordaje del tumor.
En este vídeo, se oberva como la cámara trascurre por la fosa nasal hasta llegar a la porción final o posterior, donde se encuentra el seno esfenoidal que hay que atravesar para llegar hasta el tumor.
Las imágenes que capta la vídeo-cámara introducida en la fosa nasal, se proyectan en monitores de imagen en alta resolución, que el cirujano puede ver para extirpar la lesión
En este vídeo se muestra la extirpación de un adenoma de hipófisis con cirugía endoscópica transesfenoidal, realizada por la Dra. S. Rodriguez Barceló. Observese la ventana de acceso al tumor que se practica en el suelo de la Silla Turca, al fondo de las fosas nasales.
RNM lateral del cráneo, antes de la operación del paciente que se muestra en el vídeo. La hipófisis se aloja dentro de una fosa ósea llamada silla turca, situada en el centro de la base del cráneo. Los tumores de esta glándula nacen, por tanto, del inerior de la silla turca y se pueden extender hacia las regiones colindanes.
RNM lateral de craneo del mismo paciente despues de la operación: dentro de la silla turca solo queda tejido glandular normal. La mayoría de los déficits hormonales que padecía el enfermo también desaparecieron.
Si está interesado en obtener información científica sobre los adenomas de hipófisis, en un lenguaje fácil y comprensible, visite la sección de hipófisis en el apartado de » Temas médicos «.