Unidad de Cefalea

Diagnóstico y tratamiento diferencial de las causa de las Cefaleas

La cefalea es el principal motivo de consulta en Neurología. Aunque generalmente se trata de una patología benigna y limitada en el tiempo en muchos casos resulta en una dificultad para el paciente para llevar a cabo sus actividades diarias y en casos más graves puede estar originada por patologías que ponen en peligro la vida del paciente, como enfermedades tumorales, hemorrágicas o infecciosas.

Numerosos casos con diagnóstico de migraña presentan una cronificación de los síntomas produciendo en el paciente una deterioro de la calidad de vida.

Por otro lado, existen síndromes infradiagnosticados como la hipertensión intracraneal idiopática o alteraciones en la dinámica del líquido cefalorraquídeo que precisan de una valoración más exhaustiva y experta en su diagnóstico y su tratamiento. Para estos casos es imprescindible realizar la monitorización de presión intracraneal aportando una información más fiable y precisa, por lo que se consiguen diagnosticar de forma concreta muchos casos que clínicamente pueden ser mixtos o inespecíficos.

La cefalea constituye el síntoma más frecuente (75-95 %), aunque no siempre aparece. En estos casos la monitorización de la presión intracraneal resulta la técnica más precisa para el diagnóstico definitivo de esta patología.

La hipertensión intracraneal idiopática es un síndrome neuro-oftalmológico complejo de causa desconocida, caracterizado por un aumento de la presión intracraneal (PIC); sin evidencias clínicas, de laboratorio, ni radiológicas que sugieran un proceso expansivo intracraneal (tumor) o hidrocefalia. En su evolución puede producir pérdida de la visión, más del 25 % de los pacientes pueden perder la visión si no se tratan adecuadamente. El tratamiento es con frecuencia efectivo y puede ser médico o médico-quirúrgico. Se trata de una enfermedad relativamente frecuente, con una incidencia aproximada de 1-5/100 000 pacientes/año. Es mucho más común en mujeres obesas en edad fértil, con una proporción mujer/hombre de hasta 15/1. La edad de presentación suele ser entre los 20 y los 30 años de edad.

La cefalea constituye el síntoma más frecuente (75-95 %), aunque no siempre aparece. En estos casos la monitorización de la presión intracraneal resulta la técnica más precisa para el diagnóstico definitivo de esta patología.

En el Hospital Quirónsalud Murcia contamos con el trabajo conjunto y coordinado de un equipo multidisciplinar que asegura el estudio de todas las posibles causas de una cefalea así como su más completo manejo y tratamiento. En este caso se hace necesaria la coordinación de las especialidades como neurología, neurocirugía, neurofisiología, neuro-radiología, neuropsicología, oftalmología y anestesia.

Tratamientos

Tratamiento con toxina botulínica.

Indicada en casos seleccionados de migraña de origen vascular. Se realiza la infiltración de pequeñas dosis de toxina en determinados músculos craneales con un efecto de varios meses sobre la migraña en los casos respondedores.

Tratamiento con Anestesia. Unidad del Dolor.

Los tratamientos que realiza el Área de Anestesia, mejora las patologías relacionadas con las cefaleas mediante las Técnicas de Infiltración de fármacos específicos (generalmente anestésicos) en puntos concretos relacionados con el origen del dolor que presenta el paciente.

O con el uso de la Radiofrecuencia, que utiliza el paso de una corriente de alta frecuencia a través de una cánula que está totalmente aislada excepto en la punta (2-4 mm). Esta es la parte activa y la que ejercerá la acción terapéutica. Al pasar la corriente por la cánula, la temperatura en la misma aumenta en la punta. El grado de temperatura alcanzada es controlada. El aumento de temperatura en un target/objetivo, generalmente un nervio sensitivo responsable del cuadro de dolor, tiene como consecuencia la interrupción en la transmisión del dolor (en el caso de radiofrecuencia térmica a 80º) o como una modificación en la transmisión (en la radiofrecuencia pulsada a 40º). El procedimiento se practica con anestesia local y con una sedación.

Estas técnicas se utilizan en: la infiltración y/o radiofrecuencia pulsada de núcleo occipital Mayor y tercer núcleo occipital, infiltración de toxina botulínica en triguer points., infiltración y/o radiofrecuencia de ramo medial cervical en cefaleas cervicogénicas., infiltración en la articulación temporo-mandibular y musculatura masetera, (con este tratamiento se realiza un test con anestesia local y posteriormente el paciente con toxina botulínica).

Todas las técnicas se realizan con guía ecográfica y/o verificación fluoroscópica en los casos en los que se considera necesario.

Tratamiento quirúrgico.

En determinados casos de alteración en la dinámica de líquido cefalorraquídeo se precisa el tratamiento quirúrgico mediante una válvula de derivación ventrículo-peritoneal programable, generalmente con sistema antigravitatorio, de manera que se evita el hiperdrenaje (que extraiga exceso de liquido cefalorraquídeo) y su posterior ajuste y seguimiento por parte de Neurocirugía.

Estimulación magnética transcraneal repetitiva.

Existen novedosas publicaciones que han demostrado beneficio de la estimulación repetitiva transcraneal en las cefaleas. Por parte de Neurología y Neurofisiología ya existe experiencia en el uso de esta técnica con resultados muy satisfactorios. Consiste en la estimulación externa o superficial del cráneo mediante un equipo específico. Se lleva a cabo en varias sesiones de corta duración. No se han descrito efectos secundarios relevantes.

En el caso de los pacientes que sufren cefaleas, la Unidad de Cefalea y trastornos de dinámica del líquido cefalorraquídeo de Quironsalud Murcia incluye en el protocolo de estudio la monitorización continua de ondas de presión intracraneal puesto que, en muchos casos, la lectura aislada de la presión de apertura mediante punción lumbar carece de valor.