Discectomía lumbar endoscópica y descompresión de endoscópica del canal lumbar

La Neuroendoscopia permite realizar cirugía mínimamente invasiva en tumores cerebrales.

La hernia de disco y la estenosis del canal lateral son la causa más frecuente del dolor lumbar y de la pierna (ciática). La estenosis global (estrechez) a nivel de un segmento vertebral puede producir síntomas en ambas piernas y causar claudicación grave de la bipedestación y de la marcha, ya que el paciente necesita detenerse por dolor para recuperarse y continuar la marcha.

 

Los síntomas de una hernia de disco pueden remitir, en ocasiones rápidamente, con tratamiento conservador. Pero si en 4-6 semanas no se inicia una respuesta favorable, lo mejor es la intervención quirúrgica ya que suele solucionar de inmediato el problema y evitar otras complicaciones propias de la prolongación innecesaria de la minusvalía que sufre el enfermo.

 

Dado que en la región lumbar se encuentran además de las vértebras (hueso de la columna vertebral), pequeñas articulaciones, ligamentos, músculos, tendones y discos intervertebrales, a veces es difícil identificar el origen del dolor. En ocasiones la causa es muy pequeña y con la cirugía tradicional hay que realizar incisiones de piel grandes y cortar estructuras sanas para poder llegar hasta donde se encuentra la lesión con una visión adecuada.

 

La cirugía endoscópica permite manejar este problema introduciendo una cámara de vídeo que actúa como un ojo en el interior de la región lumbar del paciente, posibilitando al cirujano corregir la alteración mediante instrumentos adecuados, sin provocar daño extenso a los tejidos (ver la última figura en la parte inferior de esta página). En los casos de la una hernia discal se procede a la extirpación de la misma y la descompresión de la raíz nerviosa que condiciona al dolor de la pierna.

 

 

Cirugía endoscópica transesfenoidal transnasal

Cuando existe una inestabilidad del segmento vertebral afecto, en especial cuando existe una espondilolistesis espondilótica y dolor lumbar intenso de tipo mecánico, es necesario además de la descompresión de las raíces nerviosas, fijar el segmento vertebral inestable mediante una fusión (artrodesis) instrumentada, lo que quiere decir que se intenta unir firmemente las dos vértebras mediante injertos y unos tornillos pediculares y barras de unión, cuyo objetivo es evitar los movimientos a nivel del injerto hasta que se produzca la consolidación.

 

En los casos de una estenosis de canal, y diferencia de la laminectomía, que es la técnica más clásica y consistente en la extirpación completa del arco posterior de las vértebras afectadas, la  técnica endoscópica permite una adecuada descompresión, respetando los elementos de la estabilidad. Sin embargo, en ocasiones en aquellos casos que la laminectomía es la única opción, asociamos la fusión vertebral para estabilizar el segmento afecto.