Tratamiento en el futuro

HORIZONTES EN EL TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER.

Se están investigando medicaciones nuevas que actúan sobre  el mismo proceso patológico  de la  enfermedad, con el fin de enlentecerlo o revertirlo. Quizás en el futuro se  necesite tratamiento simultáneo con varias drogas que actúen apuntando a varias  puntos del proceso patológico.

Como sabemos las placas de la proteína beta- amiloide se  depositan en cantidades anormales dentro y fuera de la célula cerebral,  interfiriendo con el funcionamiento de las neuronas de determinadas regiones  del cerebro de los pacientes de Alzheimer.
Otra proteína típica en estos cerebros, donde se acumula en  forma de “marañas” es la proteína TAU, necesaria para mantener la estructura de  la neurona, en especial los microtúbulos que le proporcionan nutrientes a toda  la célula neuronal.

Se está investigando con fármacos que actúan a nivel de las enzimas que posibilitan la formación de las placas cortando las cadenas de la proteína  precursora para formar beta-amiloide, impidiendo que se formen las placas que  impiden que las neuronas funcionen de forma adecuada.

También se está probando con anticuerpos que  se fijan al beta-amiloide y no solo previenen su formación, sino que elimina su  exceso.

Así mismo, se está investigando con vacunas que estimulan el  sistema inmunológico y atacan la formación de la proteína TAU anormal. Del  mismo modo se está intentando controlar la inflamación cerebral que, como  reacción inmunológica, provocan tanto las placas de beta-amiloide, como las “marañas”  de proteína TAU, produciendo compuestos que también dañan a las neuronas  colidantes.

Por otro lado se investiga con medicaciones que actúan sobre receptores celulares y provocan una mayor disponibilidad por parte de las  células de sustancias –neurotransmisores-implicadas en la comunicación  intercelular a través de las sinapsis.

PRUEBAS CLÍNICAS PARA PREVENIR EL ALZHEIMER

En cerebros de personas con  nivele altos de beta-amiloide  que aún no han desarrollado la enfermedad pero  que tienen, por tanto,  un riesgo mayor  de padecerla , se está investigando un tratamiento preventivo para averiguar si  realmente impide el deterioro cognitivo.  También se está probando un medicamento antidiabético en  personas que portan el riesgo genético   (APOE –e4 o TOMM40) que se ha visto que disminuye la inflamación y los  niveles de beta-amiloide cerebrales, al tiempo que mejora el riego sanguíneo  cerebral.