Tratamiento

Inhibidores de la acetilcolinesterasa

La acetilcolina es un  neurotransmisor crucial en el cerebro. Intervine en áreas implicadas en el  aprendizaje y la memoria. Esta implicado en la excitación, atención, memoria y  motivación. Actúa como neurotransmisor  en el sistema nervioso autónomo, como neurotranamisor en fases intermedias del  sistema simpático y como fase final del parasinpático. Es un neurotransmisor del  sistema motor –placa neuromuscular-, por lo que las sustancias anticolinérgicas  pueden causar parálisis o convulsiones.

La acumulación de las placa  de Aβ, interfiere la transmisión colinérgica. El tratamiento efectivo para la  EA se alcanza con inhibidores de la colínesterasa, que potencian la acción de  la acetilcolina al provocar más tiempo de permanencia del neurotransmisosr en  la hendidura sináptica –por bloquear la encima que la neutraliza-. Generalmente los inhibidores  de la acetilcolinesterasa son bien tolerados (excepto la Tacrina) y sus efectos  adversos son dosis-dependientes. LA Rivastignima, donezepil  galantamina están aprobados. Ladostigil está en fase II  de prueba clínica y tiene efecto antidepresivo .

Antagonista del receptor del N-Metil D Aspartato (Memantina)

Aprobada por la FEDA para los grados moderados y graves de EA . Bloquea el  exceso de estimulación –por la sobrecarga de calcio y disfunción mitocondrial  generada por la esitosicidad mediada por el glutamato- para la generación de  oxido nítrico que perjudica a las células y provoca su muerte.

La Nemantina puede proteger  las neuronas atenuando la fosforilación de la TAU.. 

Se pude administrar en  combinación con un inhibidor de la acetil conlinesterasa y provoca un beneficio  marginal de la cognición.

3.- Son diversos fármacos  los que se están probando interrumpir la cascada amiloide ( inhibidores de las  secretasas, aglutinadores de amiloide, inmunoterapia con vacunas –para destruir  la Aβ) o la fosforilación de la TAU. También se están probando agentes antinflamatorios. Muchas de estos fármacos  están en fase de pruebas clínicas y aún no están disponibles para su uso.

Tratamiento de las alteraciones psiquiátricas en la E. de ALZHEIMER

La mayoría de las  depresiones en la EA responden al tratamiento de la depresión idiopática. En general,  la depresión de la EA está mal diagnosticada y mal tratada. A pesar de que no  existen estudios controlados, pueden ser efectivos tanto los antidepresivos  tricíclicos como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina  (ISRS) . Los IMAOs también han sido utilizados con éxito. Los ISRS son más  cómodos de manejar porque no requieren monitorización de niveles sanguíneos,  tiene un muy bajo potencial de mortalidad en casos de sobredosis y presentan a  menudo el beneficio adicional de mejorar los síntomas de irritabilidad y  agresión. Con estos fármacos los pacientes pueden desarrollar acatisia y un empeoramiento de su insomnio , incluso en raros casos incrementar las disquinesias. Entre los antidepresivos  tricíclicos se prefiere la nortriptilina. Su baja actividad anticolinérgica  conlleva una menor sequedad de boca, menos estreñimiento y menos visión  borrosa. Su baja actividad alfa-bloqueante, minimiza la hipotensión  ortostática. Los pacientes con EA pueden que  no necesiten tratamiento farmacológico en temporadas de buena evolución si son  breves y no hay asociados comportamientos peligrosos. La carbamazepina o el  valproato sódico son el tratamiento inicial de elección, comenzando con  pequeñas dosis, incrementándola gradualmente hasta que aparezca respuesta.

En el tratamiento de la irritabilidad se ha tenido éxito con los ISRS y la carbamazepina. Las alteraciones sexuales en  EA, particularmente agresividad hipersexual, pueden ser tratadas con antiandrógenos. Las alteraciones obsesivas  compulsivas en la EA pueden ser tratadas con los fármacos estándar en el  tratamiento de las obsesiones, tales como ISRS y clomipramina.

NombreEtapaEfectos secundarios
Donepezilmedia a moderadaNauseas, vomitos, perdido de apetito
  Aumento de la frecuencia de los movimientos del intestino.
Galantaminemedia a moderadaNauseas, vomitos, perdido de apetito
  Aumento de la frecuencia de los movimientos del intestino.
Memantinamedia a moderadaDolor de cabeza, costipación, confusión, mareo
Rivastigminamedia a moderadaNauseas, vomitos, perdido de apetito
  Aumento de la frecuencia de los movimientos del intestino.
Memantina + donepezilmoderada a graveDolor de cabeza, diarrea, mareo, perdida de apetito
  Vomitos, nauseas y moratones.

Otros  tratamientos
Se recomienda la dieta mediterránea –el aceite de oliva  tiene una importante efecto neuroprotector ya que interfiere la agregación de  muchas proteínas (Aβ, TAU, etc, entre otros efectos beneficiosos)-, ejercicio diario, físico y mental, así  como socialización –para evitar la  soledad.

Tratamientos con vitaminas B, E y C, no han mostrado  resultados definitivos. Los suplementos con Vitamina D parece que mejoran el  rendimiento cognitivo, al igual que los flavonoides. También parecen beneficiosas  plantas que lleven polifenoles (bayas, cacahuetes, uvas rojas) por su efecto antioxidante, antiinflamatorio,  vasodilatador,  cardioprotector y  anticarcinogénico. Los alimentos probióticos (con microorganismos vivos que permanecen  activos en el intestino). Tienen efecto antiinflamatorio y mejoran los cambios  de conducta. Aumentando los neurotransmisores monoamínicos.