Diagnóstico

En la UNIDAD DE MEMORIA Y TRASTORNOS COGNITIVOS del Hospital Quirón de Murcia, realzamos una labor de equipo para aprovechar lo  mejor de cada uno de nuestros especialistas (neurología, neurocirugía,  neuropsicología, neuroradiología, neurofisiología, etc.)

Dado que los síntomas  y cambios cerebrales de los diferentes tipos de demencia pueden solapase, con  frecuencia es difícil saber –incluso para el especialista-  de cuál de ellas se trata- La única certeza,  hoy por hoy, la proporciona  el examen  postmorten del cerebro.

La enfermedad de  Alzheimer suele comenzar con fallos de memoria intrascendentes a partir de los  65 años. Cuando una  demencia exhibe alucinaciones visuales y fluctuaciones del estado mental –en  el mismo día-, es muy probable que se trate de una demencia de cuerpos de Lewy.

Cuando se afectan  estructuras cerebrales subcorticales, como por ejemplo en las demencias  vasculares o en la demencia supranuclear progresiva , se produce una  lentitud mental llamativa ( bradipsiquia ), reducción gradual de la atención y de la fluidez verbal o síntomas pseudobulbares (como la risa  o llanto espasmódicos ). La afectación de fibras subcorticales procedentes  de las áreas motoras, puede conducir a una alteración de las funciones  ejecutivas, alteraciones motoras como la dificultad para tragar ( disfagia )  o para articular palabras ( disartria ),  lentitud de los movimientos ( hipocinesia ) o síntomas pseudobulbares .  Los síntomas extrapiramidales (el sistema extrapiramidal es un sistema  de apoyo para que los movimientos sean coordinados, precisos y fluidos), son  típicos de la Enfermedad de Parkinson ( hipocinesia, rigidez y temblor ).

En las atrofias  frontales y temporales  típicas de las  demencias fronto-temporales, se producen conductas  sociales desinhibidas , compulsiones o  apatía .

La demencia de  cuerpos de Lewy (la tercera  demencia en frecuencia, tras la demencia vascular) , se sospecha  por
– La fluctuación del  cuadro clínico.
– Presencia de  alucinaciones visuales.
– Aparición de  alteraciones motoras parkinsonianas (en el  Alzheimer la alteración motora suele ser tardía.
– Episodios de  desorientación temporo-espacial
– Alteraciones del sueño  (RBD ) como fase inicial
Ondas lentas  electroencefalográficas temporales posteriores en las fases iniciales.

Por  muchas razones :

En el proceso de investigación, se  descubren –o se descartan- las causas de la demencia que tienen solución. No es  algo intrascendente. Por ejemplo, se considera que un 10% de los enfermos  diagnosticados de Alzheimer, en realidad no padecen de esa enfermedad, sino que  tienen una hidrocefalia de presión  normal (para la que disponemos de un tratamiento sencillo).

Se está produciendo una avalancha de investigaciones.  Tenemos la esperanza de que pronto habrá tratamientos específicos para algunos  tipos de demencia. Saber la que se padece permitirá acceder a ese tratamiento.

Existen medicaciones muy perjudiciales  en algunos tipos de demencia (por ejemplo los neurolépticos en la demencia de  los cuerpos de Lewy). Saber la que se padece permite evitarlos.

La demencia más frecuente, la  enfermedad de Alzheimer, se suele iniciar con pérdidas de memoria aparentemente  intrascendentes (nombres que no se recuerdan, etc.). Corresponde a la primera  fase de la enfermedad o fase silente y se suele achacar a “cosas propias de la  edad”.  Esto es un trastorno que se llama  “ Trastorno cognitivo leve ” ( TCL ) –ver el capítulo dedicado al  Alzheimer-. La mayoría no pasa de ahí o, incluso revierte hacia la normalidad  pasado un tiempo. Pero una minoría evoluciona hacia una verdadera enfermedad  degenerativa, con empeoramiento progresivo hasta la incapacidad absoluta y  muerte.

Saber el curso que va a seguir la  enfermedad, permite “arreglar” asuntos personales durante un periodo en el que  aún se retiene la capacidad para hacerlo.

El manejo apropiado de la enfermedad,  permite retrasar el ingreso del paciente a una clínica especializada, lo que  representa un ahorro económico familiar considerable.

Si se sabe que en un momento  determinado, se puede desorientar y perderse en su propio barrio, se pueden  adoptar precauciones para evitar peligros con antelación.

Teniendo la relativa certeza del  diagnóstico, se puede enrolar voluntariamente en alguno de las múltiples  pruebas clínicas que se están desarrollando para investigar modernos  medicamentos y obtener la oportunidad de beneficiarse de ellos de forma  temprana, antes de que la atrofia regional cerebral haga acto de presencia y  dificulte los resultados del tratamiento.

En  resumidas cuentas, si comienza con alguna pérdida de memoria intrascendente,  acuda a su médico especialista para intentar averiguar el curso que va a seguir  el trastorno. Es lo que más tranquilidad le proporcionará (si no es una  demencia) y lo que le proporcionará más ventajas (si es que la es).