Dolor de espalda

El dolor de la espalda es una de los problemas más frecuentes en la consulta del médico de familia.

En la espalda existen huesos, discos intervertebrales, pequeñas articulaciones, músculos y ligamentos. Es necesario, pues, averiguar el origen del dolor lo que, a veces, no es fácil ya que puede tener su origen en cambios degenerativos de la columna vertebral, algún disco  lesionado, en espasmos o tensión muscular o lesiones ligamentosas. Por supuesto que puede deberse a un problema grave, tal como un tumor o una infección, pero no es lo más frecuente en especial si no tiene las características de «bandera Roja» que comentaremos más adelante.

El dolor de espalda es más común a medida que se envejece, siendo especialmente frecuente entre los 30 y 40 años. Las condiciones que favorecen el padecimiento son:

  1. Existe una predisposición genética que hace más proclive a la degeneración de la columna vertebral y sus componentes. Algunas enfermedades están fuertemente condicionadas por las alteraciones genéticas.
  2. Vida sedentaria y pobre condición física . Debilidad muscular o desequilibrio entre los diferentes grupos musculares que arropan a la columna vertebral.
  3. Aumento de peso.
  4. Posturas inadecuadas cuando se está mucho tiempo sentado en un escritorio o trabajando con un ordenador o computadora.
  5. Algunos tipos de trabajo castigan mucho la columna vertebral. Son aquellos que levantan o empujan pesos de forma repetitiva, en especial si al mismo tiempo se tuerce la columna vertebral.
  6. Determinados hábitos tóxicos, como el tabaco, hacen más proclive a padecer dolor de espalda y dificultan recuperarse de las dolencias que pueden afectarla.