Artrodesis

Unión de vértebras entre sí o con el hueso sacro mediante  injertos. Artrodesis con o sin tornillos.

Cuando se sospecha, bien por las características del dolor o porque es evidente que hay un desplazamiento anormal entre dos vértebras, que la columna vertebral en ese segmento es inestable, se puede realizar una fijación entre vértebras vecinas para evitar esos movimientos anormales y suprimir el dolor que se produce. Es lo que se llama artrodesis .

Una artrodesis se realiza mediante injertos óseos -generalmente obtenidos de la cresta iliaca del propio paciente- o mediante otros dispositivos que estimulan el crecimiento óseo entre porciones vecinas de vértebras contiguas. En tanto la artrodesis se consolida, las vertebras se unen mediante barras metálicas y tornillos pediculares.

Rara vez una hernia de disco simple o incluso una estenosis vertebral, precisa de una artrodesis .

Por otro lado, cuando se realiza una artrodesis la intervención es más agresiva y tiene más probabilidad de tener complicaciones que cuando se practica una discectomía simple o una descompresión vertebral.

Las técnicas de artrodesis son variadas, pero lo esencial no cambia de una a otra.