Consejos

Se deben recomendar una serie de medidas de higiene laboral:

Enseñar a levantar pesos

Es mejor levantar solo pesos moderados, cogerlos con las dos manos tras flexionar las rodillas, manteniendo siempre la espalda lo más recta posible. Se debe de evitar coger pesos solo con una mano al tiempo que se rota el tronco.

Utilización temporal de un corsé de descarga

Dado que el corsé hace la función de los músculos abdominales y de la espalda, su utilización puede ayudar los primeros días de un dolor muy agudo. Pero a la larga provoca una infrautilización de esos músculos y su debilidad, resultando perjudicial. No lo recomendamos más allá de los primeros días. Los corsés también son útiles como prevención de la lesión de espalda a la hora de levantar pesos de forma sistemática.

Realización de una tabla de ejercicios

Ejercicios que fortalezcan los músculos abdominales y de la espalda, realizados a largo plazo. Tienen un efecto terapéutico pasados los primeros días del dolor agudo y como preventivo de recaídas a largo plazo.

Calor

Puede utilizarse se alivia el dolor del paciente, ya que no es perjudicial.

Administración de analgésicos

Tipo paracetamol o ibuprofeno. En los casos más graves o agudos se ha demostrado que la adición de esteroides es beneficiosa, aunque su administración no debe de prolongarse más allá de la primera semana.

Tracciones

En casos de lumbalgia pueden aliviar durante las primeras semanas. Poco útiles en ciáticas.

Infiltraciones

Determinas inyecciones espinales se usan como herramienta diagnóstica del dolor vertebral, con la intención de averiguar cual de las alteraciones morfológicas de la RNM es la responsable del dolor. Las infiltraciones también se utilizan para el tratamiento de algunas alteraciones vertebrales o como terapéutica adyuvante del tratamiento no quirúrgico. La discografía se está utilizando para distinguir un disco intervertebral degenerado asintomático de otro sintomático, al igual que las infiltraciones de las facetes articulares o en caso de sospecha de sacroileitis o de síndrome del piramidal.

Actitud conservadora inicial, ¿por qué?

Dado que la mayoría de las lumbargias y lumbociáticas ceden durante el primer mes de tratamiento y que la cirgía puede tener complicaciones, es por lo que lo incicado es un tratamiento conservador al principio. En ocasiones el dolor solo dura unos días.

Sin embargo, si el tratamiento no consigue al menos iniciar una mejoría clara en las primeras semanas, es conveniente contemplar la cirugía de la hernia de disco como mejor solución a corto plazo, ya que se ha comprobado que los cuadros de dolor ciático muy prolongados tienen un peor pronóstico.

En la mayoría de las hernias de disco o de las estenosis vertebrales se precisa solo descomprimir la raíz nerviosa afectada para solucionar el cuadro doloroso y no es preciso realizar artrodesis instrumentada.

Generalmente el dolor desaparece de forma inmediata tras la discectomía o descompresión quirúrgica.

Conclusiones y Problemas .- Todo no está resuelto

Ante un dolor de espalda de nueva aparición, el médico de familia debe realizar un detenido interrogatorio y exploración clínica para descartar las posibles causas graves (bandera roja) del dolor (ver el apartado de «grupos del dolor de espalda»). Sin duda para poder realizar esto debe de disponer de tiempo y la masificación de las consultas de primaria no ayuda.

Una vez descartado que exista ningún síntoma o signo de «bandera roja» -lo que es habitual-, el médico debe de explicar al paciente los motivos por los que se adopta un tratamiento conservador y la poca utilidad de realizar en esta fase pruebas complementarias costosas, al menos de forma inicial.

Se ha demostrado que se obtiene mejor resultado si se comienza una actividad física temprana, tras los primeros días del inicio del cuadro clínico (ver el apartado de «mitos»). Por tanto es conveniente instaurar tratamiento fisioterápico de forma precoz, al igual que es importante detectar si existen circunstancias que se conocen como factores psicosociales o laborales que pueden entorpecer la recuperación clínica, para pedir el consiguiente apoyo psicológico al especialista.

Sin duda la lista de espera para comenzar la fisioterapia es otro posible problema con el que se enfrenta el tratamiento conservador inicial.

El médico debe de realizar un seguimiento cercano del paciente para la valoración del tratamiento farmacológico, fisioterapéutico y psicológico, para el caso de que no evolucione según la previsión y se tenga que realizar estudios adicionales.

Dado la frecuentes alteraciones morfológicas que se detectan en la RNM entre la población adulta asintomática, es necesario establecer una estricta correlación entre el cuadro clínico, la exploración y la RNM, al objeto de  obtener una impresión clínica útil y poder realizar el tratamiento específico para cada patología. En ocasiones serán necesarias infiltraciones diagnósticas o terapéuticas.

El tratamiento quirúrgico de la estenosis vertebral obtiene mejor resultado que el conservador, al igual que el de la hernia discal a corto plazo, aunque estas ventajas se diluyen con el tiempo.

Solo es necesario realizar una artrodesis instrumentada con tornillos, barras o placas, cuando se piensa que existe una inestabilidad del segmento vertebral y no existen contraindicaciones ya sean generales o locales. La mayoría de las hernias de disco o estenosis vertebrales no precisan de la artrodesis.

La microcirugía es la técnica estándar para operar esta patología, pero las técnicas endoscópicas tienen ciertas ventajas al ser menos invasivas o traumáticas para el paciente y, en algunos centros a nivel mundial, se están imponiendo por las ventajas que ofrecen a los enfermos que sufren de hernia discal o de una estenosis vertebral .