Ejercicios

Estos ejercicios pueden acompañar al tratamiento con medicinas y a la fisioterapia en los dolores de espalda simples. En cualquier caso son ejercicios de tipo «general» y lo más adecuado es que un fisioterapeuta profesional adapte los ejercicios a las «particulares» necesidades de cada paciente.

Deben de realizarse en dos sesiones diarias: mañana o mediodía y noche.

Comenzar realizando dos ejercicios de cada tipo e ir aumentando hasta llegar a unas 10 veces en el plazo de 2 semanas.

Ejercicio 1

Ponerse de pies e intentar apoyar la región lumbar (a nivel de la cintura) contra la pared, rotando la pelvis hacia arriba y hacia delante. No debe de quedar hueco entre la espalda y la pared.

Ejercicio 2

Acostarse de espaldas con las rodillas dobladas y los pies planos sobre el suelo. Colocar las manos en el vientre. Levantar la cabeza y parte superior de la columna espinal mientras se contraen los músculos abdominales.

Ejercicio 3

Acostarse de espaldas. Doblar las rodillas y caderas: tirar de las rodillas. Separar las piernas hacia arriba -hacia las axilas- cogiendo las rodillas con las manos.

Ejercicio 4

Sentado en el sueleo con las piernas estiradas e intenta tocar los dedos de los pies sin doblar las rodillas. Cuando sea capaz de tocar los dedos, debe de intentar sobrepasarlos mediante pequeños tirones.

Ejercicio 5

Acostarse de espaldas. Sin doblar las rodillas elevar una pierna recta, hasta que se ponga en vertical. Después levantar la otro pierna. Finalmente intentar subir las dos piernas a la vez.