Estenosis vertebral

¿Qué es una estenosis del canal lumbar? 

Estenosis significa «estrechamiento».

Cualquier estrechamiento de los corredores vertebrales por los que pasan las raíces nerviosas (desde el canal vertebral central, los canales vertebrales laterales o los agujeros de conjunción que existen a los lados, entre cada dos vertebras vecinas), puede ser considerado una estenosis.

¿Porqué se produce la estenosis vertebral?

Aunque la estenosis vertebral puede ser congénita y acompañar a varias enfermedades, lo más frecuente es que sea consecuencia del envejecimiento de la columna, es decir, debido a cambios degenerativos . Por esto, encontramos signos de estenosis en las Resonancias de las personas por encima de los 70 años. Sin embargo, la mayoría no producen molestias. Es necesario pues, diferenciar entre la simple estrechez asintomática y la estenosis que está ocasionando un problema ya que, al contrario de esta última, la primera no requiere tratamiento.

El envejecimiento del disco intervertebral, lleva aparejado su deshidratación y la consiguiente pérdida de turgor y altura. Esto ocasiona una relajación de los ligamentos que unen la vertebra a la contigua y, por consiguiente, una movilidad anormal que sobrecarga al aparato de fijación posterior de las vertebras, es decir a las pequeñas articulaciones y el ligamento amarillo que une las láminas vertebrales vecinas.

 Las pequeñas articulaciones de engruesan y deforman (artritis y osteofitos o recrecimiento del hueso) al igual que se engruesa el ligamento amarillo, en un intento de estabilizar el segmento vertebral degenerado.

La osteoartritis posterior y el engrosamiento del ligamento amarillo, suelen condicionar la estenosis central del canal vertebral (fig. 1 y 2) y producir síntomas de compresión progresiva de las raíces de la cola de caballo, mientras que la disminución de la altura del disco, su protrusión postero-lateral y los osteofitos, condicionan la mayoría de las estenosis del canal lateral (fig.4) en donde puede comprimirse la raíz nerviosa correspondiente.

RNM sagital T2 de la columna lumbar. Espondilosis. Nótese la oscuridad en todos los discos intervertebrales, con disminución de su altura y protrusión hacia el canal vertebral en L3-4 y L4-5, produciendo estenosis grave en L3-4 debido a la contribución de un ligamento amarillo engrosado (Flecha roja)

corte axial de la misma RNM anterior a nivel L3-L4. Nótese la estrechez del canal vertebral por el engrosamiento de las articulares posteriores (osteoartritis).

Corte axial en RNM lumbar en la que la osteoartritis posterior (flechas rojas), engruesa las articulares pero no estrecha el canal vertebral .

Corte axial de una RNM con osteartritis posterior y resalte discal anterior a nivel del canal lateral de la vértebra, provocando una estenosis unilateral a este nivel (flecha roja).

Cuando la vertebra debido a la perdida de turgencia del disco y la laxitud de los ligamentos, se desplaza hacia delante o hacia atrás (espondilolistesis), puede contribuir también a la estrechez o estenosis del agujero de conjunción y al compromiso de la raíz nerviosa que está intentando salir de la columna a través de él.

El síntoma cardinal de la estenosis del canal vertebral es la claudicación neurogénica , que se va implantando de forma progresiva y que consiste en adormecimiento, debilidad e incluso dolor de una o las dos piernas tras andar cierta distancia o estar de pies un tiempo, mejorando después de un periodo de reposo. El enfermo también puede sufrir de dolor de tipo mecánico en la zona lumbar (relacionado con los movimientos), dolor atípico en una pierna (de distribución no radicular) o de un síndrome de la cola de caballo con problemas de esfínteres urinario o fecal (poco frecuente).

De forma que cuando en una persona mayor de 60 años, aparece un cuadro de claudicación o dolor en una pierna, la causa puede ser una estenosis del canal vertebral más que a una hernia pura de disco -habitual a otras edades- y lo primero que descartará su médico será un problema vascular en las piernas, ya que en edades avanzadas es frecuente y los síntomas son parecidos.

Intervención quirúrgica cuando hay estrechez del canal

Cuando los síntomas son escasos y poco intensos, puede establecerse un tratamiento médico y fisioterápico. Se realiza un seguimiento que, en general, suele evidenciar un comportamiento benigno.

Sin embargo, cuando los síntomas son intensos alteran mucho la calidad de vida y, entonces, es recomendable la intervención quirúrgica. Si tiene éxito, el alivio y la mejoría es inmediata.

La operación consiste en descomprimir las raíces comprometidas por los tejidos blandos o el hueso recrecido. 

Hoy día, se puede realizar esta intervención de forma poco invasiva, con incisiones muy pequeñas mediante la técnica endoscópica que realiza la Dra. Rodríguez Barceló.

Cuando existe una inestabilidad del segmento vertebral afecto, en especial cuando existe una espondilolistesis espondilótica y dolor lumbar intenso de tipo mecánico, es necesario además de la descompresión de las raíces nerviosas, fijar el segmento vertebral inestable mediante una fusión (artrodesis) instrumentada, lo que quiere decir que se intenta unir firmemente las dos vértebras mediante injertos y unos tornillos pediculares y barras de unión, cuyo objetivo es evitar los movimientos a nivel del injerto hasta que se produzca la consolidación.