Grupo de pacientes

Se puede clasificar -en general- a los pacientes que padecen de dolor de espalda en tres grupos:

Grupo 1º .- Lumbociáticas y braquialgias. (Hernias de disco)

Grupo 2º .- Dolores de espalda y/o de miembros, por procesos  graves.

Grupo 3º .- Dolor simple de espalda. (El más  numeroso).

Grupo 1

lumbociáticas y cérvico-braquialgias: Es el grupo de mayor interés quirúrgico, porque suele ser causado por alguna hernia discal o estenosis del canal vertebra l, de los que ya hemos hablado.

Grupo 2

Posible patología grave: (» bandera roja «). Es denominado «Bandera roja» porque puede reunir a pacientes con algún proceso grave. Afortunadamente es poco frecuente pero se debe de incluir en el mismo a los enfermos que tienen alguna de las siguientes características con el objeto de proceder a su estudio prioritario:

a.- Edad inferior a los 15 años o de más de 60
b.- Dolor que se hace mucho más violento por la noche.
c.- Dolor en la parte media de la espalda, que se corre hacia el pecho.
d.- Antecedentes de haber sido operado de cáncer.
e.- Mal estado general.
f.- Velocidad de sedimentación de la sangre elevada.
g.- Adictos a drogas por vía venosa.
h.- Tratamiento prolongado con derivados de la cortisona.
i.- Disminución de fuerza en piernas o brazos.
j.- Radiografía anormal por destrucción de las vértebras o sospecha de infección de los discos .

Grupo 3

Empezaremos por él porque es el más numeroso e inespecífico. Debido a que en la espalda existen pequeñas articulaciones vertebrales, ligamentos, músculos, tendones y discos intervertebrales, no siempre es fácil averiguar el origen del dolor. En especial es muy frecuente el dolor de la porción baja de la columna o región lumbar (lumbalgia) y puede irradiarse hacia las nalgas y muslos y no suele descender de las rodillas.

Aunque se tiene que descartar que el dolor sea producido por un proceso grave -bandera roja- (ver el segundo grupo más adelante), o por una hernia discal (primer grupo), afortunadamente la inmensa mayoría son procesos benignos y limitados.
El dolor generado por un disco intervertebral degenerado (dolor discogénico) o los dolores que tienen su origen en el músculo piramidal ( Síndrome del piramidal ), en las pequeñas articulaciones vertebrales posteriores (Síndrome facetario), o en la articulación sacroilicaca (sacroileitis) por poner unos ejemplos, pueden ser confundidos con una radiculopatía por hernia discal.

La frecuente alteraciones discales y vertebrales que se encuentran en la población normal, -asintomática-, junto con el hecho de que no existe una prueba específica para diagnosticarlos, obliga a un meticuloso interrogatorio y exploración del paciente, única forma de no confundir una hernia de disco o estenosis vertebral asintomáticas con uno de estos cuadros parecidos, que tienen un tratamiento completamente diferente.