Genética

La neurofibromatosis está causada por un solo gene  “dominante”. Este gene, puede ser heredado de uno de los padres, o puede  ocurrir por casualidad en una persona sin historia familiar de NF1, como  resultado de un cambio genético llamado mutación espontánea .

Aproximadamente la mitad de los que padecen NF1 lo han  heredado de sus padres. La otra mitad se han visto afectados a causa de una  mutación espontánea y no tienen padres con la enfermedad. Se cree que la NF  tiene un alto índice de mutación espontánea, lo que significa que la NF1 puede  aparecer en cualquier familia.

Una vez que una persona tiene el gen de la NF1, ya por  haberlo heredado o a causa de una mutación espontánea, existe una probabilidad  del 50% de que cada vez que ella o él tengan un hijo, este no se vea afectado.  En este caso, el niño estará completamente libre de neurofibromatosis y nunca  desarrollará signos de la enfermedad. Es como lanzar una moneda al aire: Las  posibilidades son 50-50 cada vez . Casi siempre, una persona que tiene el gen de  la enfermedad, bien sea porque lo ha heredado o por mutación espontánea,  mostrará signos de NF1.

La NF tiene una extrema variabilidad que se observa incluso  dentro de la misma familia. El mismo gene presente en los diferentes miembros  de la familia –hermanos y hermanas, abuelos, padres e hijos- puede dar casos de  NF con un grado muy amplio de gravedad y con muy diferentes síntomas. Por  ejemplo, un padre con NF1 leve (unas pocas manchas café con leche o  neurofibromas), puede tener un hijo con una afectación muy grave. La situación  inversa también puede ocurrir: un padre gravemente afectado puede tener un hijo  con una NF1 muy leve. No existe manera de predecir hoy día, el grado de  gravedad a la que puede llegar una persona afectada en cualquier familia con  NF1 o que complicaciones de la NF1 desarrollará.

Representación gráfica de un cromosoma autosómico con sus dos cromátides, cada una proveniente de uno de los padres. Los genes se encuentran en el ADN de las cromátides (nota del traductor). 

Nuestro cuerpo está hecho de millones de células. Cada  célula contiene un grupo de estructuras químicas conocidas como cromosomas .

Existen 46 cromosomas, agrupados en 23 pares en cada célula  del cuerpo. Uno de los cromosomas de cada par es heredado del padre y el otro,  de la madre.

Un gene es una pequeña sección de un cromosoma. Los genes  también se agrupan en parejas. Alrededor de 100.000 genes se agrupan en un  orden muy específico en las 23 parejas de cromosomas. Una de esas parejas  difiere según se trate de mujer o hombre y se denominan cromosomas sexuales .  Los otros 22 pares, llamados autosomas o autosómicos , son los mismos para ambos sexos.

Los genes dirigen el comportamiento de las células. Cuando  un gen se activa, pueden ocurrir una variedad de acontecimientos en la célula,  dependiendo de la función particular de ese gene. Algunos genes son  responsables de características obvias como el color de los ojos; otros  controlan la producción de sustancias esenciales para procesos químicos dentro  de nuestro cuerpo. Algunos genes simplemente actúan como interruptores para  activar o desactivar a otros genes. La suma total de esas reacciones –que son  como órdenes para la célula- son todas las instrucciones necesarias para que la  primera célula se convierta en un ser humano y para que el cuerpo lleve a cavo  todas las funciones de la vida.

Una mutación es un cambio. La mutación de los genes ha  ocurrido desde los comienzos de la vida y continúa sucediendo. La mayoría no  son detectables, pero algunas son dañinas. Cuando un “mutagen” (un agente que  causa la mutación) altera la estructura de un gene, las instrucciones genéticas  para la célula se cambian o cesan por completo. Una alteración de esta  naturaleza puede tener efectos graves y abocar a una enfermedad genética.

La Neurofibromatosis es el resultado del cambio de un gene.

NF es una enfermedad “ autonómica dominante ”. “Autosómica”  significa que el gen de la NF está localizado en uno de los 22 pares de  cromosomas “autosómicos”.  (En la NF1 se  localiza en el cromosoma 17; La NF2 en el cromosoma 22) Dado que esos  cromosomas son los mismos en el hombre y en la mujer, el gene puede estar  presente en ambos sexos y ser trasmitido tanto por el padre, como por la madre,  a un hijo o una hija.

El término “dominante” significa que basta la presencia de  solo un gene afectado, para que aparezca la enfermedad; la acción del gene sano  que existe en su pareja cromosómica correspondiente, no es suficiente para prevenir la enfermedad, sino que el gen alterado crea un estado de insuficiencia o defecto funcional que causa las manifestaciones de la enfermedad (nota del traductor) .

Debido a que  solo es necesario un gen para producir la enfermedad, la NF puede transmite a  la descendencia aunque solo uno de los padres lo tenga. Por otro lado, las  enfermedades “recesivas” generalmente suceden solo en presencia de una  alteración en los dos genes que forman la pareja,  cada uno de ellos heredados de ambos padres.

Existe un  50% de probabilidad de  herencia autonómica dominante.

¿Porqué las probabilidades de que un niño herede la NF de un padre afectado son del 50%?

La explicación de esto se encuentra en el proceso que lleva  a la maduración a las células del huevo en el ovario femenino (nota del traductor) y del esperma en los testículos masculinos (nota del traductor). Estas células llevan  nuestra herencia genética de una generación a la siguiente.

Las células del organismo tienen 46 cromosomas, agrupados en 23 pares.

En las gónadas las cosas suceden de forma diferente (nota del traductor) ya que antes de que  alcancen la madurez, cada una de esas células del huevo ovárico o del esperma másculino (nota del traductor) , contiene 23 pares de cromosomas,  igual que cualquier otra célula de nuestro cuerpo. Sin embargo, conforme se  aproximan a la madurez, esas células entran en un proceso especial (llamado meiosis ) que lleva a que cada huevo o célula espermática tenga un solo  cromosoma de la pareja ( se denomina cromátida -nota del traductor- ), es decir, la mitad del material genético original.

Figura 1. Proceso de meiosis por el cual se reduce en las celulas del huevo femenino o del esperma masculino, el número de cromátidas a la mitad del normal que contienen todas las células del organismo que no son sexuales (nota del traductor).

Cuando se unen un huevo y una célula espermática, cada uno  con 23 cromátidas, se forma una nueva célula que contiene los 23 pares  de cromosomas ( 23 cromosomas con dos cromátidas cada uno, heredados uno de cada padre – nota del tradutor ), que se requieren para el desarrollo humano normal.

Que tiene que ver esto con el 50% de probabilidad de heredar el gen de la NF?

El siguiente diagrama (fig. 2) muestra el único par de cromosomas que  contienen el gen de la NF y su pareja no afectada:

Figura 2 : motivo por el que existe un 50% de posibilidad de heredar el gen mutado a partir de padres portadores de la enfermedad: Solo una de cada dos células sexuales del padre (o de la madre) afecto de la enfermedad, portará el gén defectuoso y lo podré transmitir al hijo (nota del traductor).

Por tanto, una persona que tiene NF genera dos diferentes  células reproductivas, una de ellas causará la enfermedad en el niño si es  fecundada. Por el contrario, si se usa la otra, la NF no se transmitirá.

Figura 3: Solo la mitad de las células sexuales del padre afectado por la enfermedad pude trasmitirse al hijo cuando se unen a la dotación cromática sana del otro progenitor.

Por tanto, existe un 50% de posibilidades en cada embarazo  de que el niño reciba el gen de la NF, y un 50% de posibilidad de que reciba  dos genes sanos y no padezca la enfermedad.